lunes, 29 de diciembre de 2008

Nuestra Señora del Pilar

Aquí doy comienzo un nuevo proyecto, El Navío Nuestra Señora del Pilar.
                                                    Texto sacado de Internet

         Se colocó su quilla en Cavite en 1731 y fue entregado en 1733. Con 1.000 toneladas de desplazamiento, tenía 36 metros de eslora (60 codos), 9 metros de manga y 5 metros de puntal. Estaba armado con 50 cañones, 22 de a 18 libras, 22 de a 14 libras y 6 de a 10 libras.

         Para su primera travesía zarpa de la bahía de Manila el 26 de julio de 1733 al mando del general D. Jerónimo Montero y su maestre el capitán D. Juan Agustín Lazcano. Iba acompañado del navío Nuestra Señora de Covadonga, gemelo del Pilar y que hacía de nave capitana. A pesar de estar a punto de naufragar en las islas Marianas por un fuerte temporal, llegó a Acapulco el 21 de marzo de 1734. Los dos navíos zarpan de Acapulco el 9 de abril y llegan a Manila en agosto de 1734.

         Al mando del general D. Baltasar de Araneta y su maestre el capitán D. José Antonio de la Madrid zarpa de Cavite el 31 de julio de 1736, de nuevo acompañado por el navío Covadonga, que hacía de capitana. A mediados del mes de agosto de 1737 entraron en Manila sin novedad. El 3 de agosto de 1738 se hace a la vela al mando de D. Francisco Antonio Sendín y llega a Acapulco el 23 de febrero del año siguiente. Cargado de caudales y con el nuevo gobernador de Filipinas a bordo, D. Gaspar Antonio de la Torre, zarpa de Acapulco el 14 de abril y llega a Manila el 20 de agosto de 1739.

         La guerra había estallado entre España y Gran Bretaña en 1739. Una junta de guerra se reunió en abril de 1741 para decidir el armamento que debía embarcar el Pilar en su próximo viaje a Nueva España. Se decide que llevaría 10 cañones de a 14 libras y 24 cañones de a 10 libras en sus dos puentes y otros 8 cañones de a 6 libras en el alcázar y castillo, además de 8 pedreros de a 3 libras. Su tripulación fue aumentada en 40 plazas, 12 artilleros, 10 marineros y 12 grumetes españoles haciendo un total de 387 hombres (un general, un maestre, un sargento mayor, 3 pilotos, un contramaestre y su ayudante, un guardián, un condestable de artillería, escribano, capellán, despensero, alguacil del agua, cirujano, carpintero, calafate, buzo, patrón de la lancha, 42 artilleros, 70 marineros, 217 grumetes y 37 soldados de infantería entre los que había un capitán de mar y guerra, un alférez, un sargento, tres cabo, un tambor y treinta soldados. El 13 de julio de 1741 zarpa de Cavite al mando de D. Manuel Gómez de Bustamante y su maestre el capitán de la guardia del gobernador D. Gregorio Rafael García del Valle Izquierdo, llegando a Acapulco el 19 de enero de 1742. El navío Pilar debía de haber zarpado en el mes de marzo pero es descubierta una escuadra británica, la de George Anson, que le estaba esperando para capturarlo por lo que no se hace a la vela hasta el 7 de diciembre de 1742 con 1.374.717 pesos a bordo y entra en Manila el 19 de marzo de 1743.

         Se sospechaba que la escuadra de Anson podría haber puesto rumbo a las Filipinas para hacerse con el tesoro del navío Covadonga que estaba, y podría estar merodeando por las cercanías del cabo de Espíritu Santo. Nada más llegar a Manila se descargan con urgencias las mercancías del Pilar y con una nueva tripulación se hace a la mar al mando de D. Juan Domingo Nebra con otras dos embarcaciones. A causa de los vientos contrarios el Pilar varó el 7 de julio de 1743 en el puerto de San Jacinto con varias vías de agua.

         El 21 de marzo de 1744 zarpa de Cavite con el navío Nuestra Señora del Rosario y los Santos Reyes además de otros dos bajeles para buscar en las costas de China al navío Centurion, que al mando de Anson había capturado al Covadonga. Iban al mando de D. Antonio González de Quijano y no pudieron encontrar al enemigo, que por esas fechas se encontraba ya camino de Europa con el rico botín conseguido. Las naves españolas invernaron en macao y regresaron a Manila a finales de julio de 1744. Al año siguiente fue de nuevo aprestado para la defensa de Manila, quedando fondeado en su bahía y armado con sólo 40 cañones.

         Como nave almiranta zarpa de Cavite el 24 de julio de 1746 al mando del almirante D. Juan Bautista Pañales y Carranza y su maestre el capitán D. Gabriel de Salamanca. La capitana era el navío Nuestra Señora del Rosario y los Santos Reyes al mando de D. Francisco González de Quijano y su maestre el capitán D. Tomás de Iturralde. Llegaron a Acapulco el 10 de enero de 1747. Cargados con 1.500.000 pesos zarpan los dos navíos de Acapulco el 8 de abril acompañados por el patache Santo Domingo, al mando del capitán D. Antonio Gutiérrez de Cossio, y llegan a Filipinas el 7 de julio de 1747.

         Para su última travesía zarpó de Manila el 31 de julio de 1750 con la galeota San José. El 26 de agosto hicieron escala en el puerto de San Jacinto para reponer agua y víveres, además de cargar mercancías de contrabando. A pesar de ir sobrecargado y en contra de los pilotos y su maestre el capitán D. Mateo Antonio Iñiguez, su comandante, el general D. Ignacio Martínez de Faura, decide zarpar el 1 de septiembre. Pasó el estrechote San Bernardino en demanda de las islas Marianas y no se volvió a saber nada más de él. Llevaba como armamento dos cañones de a 18 libras en la primera batería, 22 de a 10 libras en la segunda batería, 6 de 6 libras en el alcázar y 10 pedreros en la toldilla y castillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario